¿Qué son las úlceras por presión y cómo combatirlas?

Uno de los objetivos principales de un cuidador cuando está acompañando a una persona dependiente con poca movilidad es el de vigilar que su piel no forme heridas debido al poco movimiento y al estar casi todo el rato en la cama. Estas heridas se conocen como escaras (o también úlceras por presión o úlceras de decúbito). Desde Clínica Humana queremos explicaros qué son estas úlceras y os enseñaremos a combatirlas de forma efectiva.

Este tipo de lesiones en la piel se pueden formar debido a que la persona dependiente no se mueve lo suficiente de cama o no se le cambia de postura con frecuencia. Si quieres aprender a cómo hacer esto de manera correcta y sin lastimar a la persona con movilidad reducida te lo enseñamos aquí.

Escaras, cómo y cuándo se producen.

Como ya os hemos adelantado, las úlceras por presión o escaras son laceraciones y heridas en la piel y en los tejidos inferiores provocadas por la presión prolongada sobre esta. Normalmente suelen aparecer en personas dependientes cuando no son cuidadas de forma eficaz o no se les presta la atención adecuada.

Algunas de las zonas donde las úlceras por presión aparecen de forma más común son aquellas que están más en contacto con huesos, como tobillos, talones, coxis, glúteos o caderas, pero esto no significa que las úlceras por presión no puedan aparecer en cualquier otro lugar. 

Estas heridas corporales pueden tardar en desarrollarse fácilmente horas o como mucho, un par de días. Si bien la mayor parte de estas úlceras pueden tratarse, algunas quizá no lleguen a ser tratadas por completo. Por eso desde Clínica Humana recomendamos tanto a nuestros compañeros profesionales como a cualquier persona que tenga a una persona con movilidad reducida a su cargo que aproveche para revisar bien la piel a la hora del baño o los lavados. De esta forma podremos empezar a ver los síntomas de las escaras y así prevenirlas o empezar a tratarlas cuanto antes.

¿Cuáles son los síntomas de las úlceras por presión?

Las úlceras por presión son heridas cutáneas que pasan por diferentes grados y suelen diferenciarse por su profundidad y severidad. Estas pueden causar desde daños leves a la piel hasta un daño grave y permanente, pudiendo afectar a tejidos como la dermis o los huesos. Conocer los signos de advertencia que nos dan este tipo de úlceras es el primer paso para poder combatirlas:

  • Áreas sensibles entumecidas.
  • Cambios bruscos e inusuales en el color o la textura de la piel.
  • Hinchazón en la epidermis.
  • Drenajes similares al pus.
  • Cambios de temperatura en la piel con áreas que se sienten más frías o más calientes al tacto.

Si tu como cuidador notas en la piel de tu persona a cargo alguna de estas advertencias, lo primero que debes hacer es cambiar de posición a la persona para que la zona se libere de presión. Si en un plazo de uno o dos días no se nota una mejoría en la zona, es el momento de buscar ayuda médica. De igual forma, si lo primero que detectamos es infección en una zona, llagas profundas o mal olor, lo mejor en este caso es acudir con urgencia a un médico. 

Combatiendo en casa las úlceras por presión. Prevención y cuidados

No nos cansamos de decirlo, la mejor manera de combatir este tipo de úlceras es sin duda la prevención. Ahora que conoces los síntomas, estar atento/a a la piel de la persona dependiente es lo mejor que podemos hacer para prevenir las úlceras de decúbito. Aunque existen también otro tipo de estrategias que nos ayudan a prevenir y combatirlas.

Si nos fijamos en el reposicionamiento de las personas con movilidad reducida, algunos factores como cambiar el punto de apoyo del peso con frecuencia, levantar en medida de lo posible a la persona, buscar almohadas y colchones que alivien la presión o ajustar de manera eficaz la cama en la que descansan solo solo algunos consejos para evitar estas úlceras.

De otra forma, un cuidado íntegro de la piel es la clave para que las úlceras por presión no vengan a dar la lata. Desde Clínica Humana te damos algunos consejos para que mantengas la piel de una persona dependiente sana:

  1. Protege su piel: El punto más importante. Usa cremas en las zonas más sensibles para proteger del sudor, orina y heces. Muda la ropa de la cama con frecuencia y utiliza detergentes y suavizantes especiales para la piel.
  1. Revisa la piel a diario: Observar la piel todos los días es de vital importancia para ver si hay signos de advertencia de una úlcera por presión. También es importante que te fijes en botones o arrugas en la ropa o sábanas que pueden estar lastimando la piel.
  1. Mantén su piel limpia y seca: Lava su piel con productos aptos para pieles sensibles y sécala dando palmaditas con una toalla limpia. Si haces esta rutina de limpieza regularmente, conseguirás limitar la exposición de la piel a las úlceras por presión o por falta de higiene.

En caso de que se haya producido una úlcera, lo mejor para tratarla es seguir las indicaciones que un médico profesional nos haya dado tras una visita. El uso de cremas o cualquier otro tratamiento específico siempre tiene que venir dado de la mano de un médico o dermatólogo profesional.

Ahora que ya sabes qué son las úlceras por presión y cómo combatirlas, desde nuestra clínica queremos recordarte que además de este tipo de cuidados, nuestros profesionales son capaces de velar por las personas con movilidad reducida dependientes de forma cercana y profesional. 
Además, si quieres aprender más acerca de cómo cuidar y tratar a una persona dependiente, en Clínica Humana podemos darte la formación que andas buscando. En nuestra web encontrarás toda la información acerca de nuestros cursos para el cuidado de personas mayores y dependientes. Y recuerda que si tienes algún tipo de duda, si te pones en contacto con nosotros estaremos más que encantados de solucionar todas tus dudas. ¡Confía en Clínica Humana!

Artículos anteriores