¿Cómo cuidar a una persona con alzheimer?

Cuando hablamos de Alzheimer, cada persona es un mundo, pero sí que podemos determinar algunos síntomas generales que suelen coincidir en la gran mayoría de los casos. El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que se caracteriza por pérdidas de memoria, problemas de comportamiento y dificultades para retener datos en la memoria.

En España, al menos unas 600 mil personas están diagnosticadas con esta enfermedad y conviven con ella día a día. Y es que de todos los tipos de demencia que se pueden diagnosticar, el Alzheimer es la más común en la tercera edad. Desde Clínica Humana recomendamos que tanto familiares como cuidadores estén capacitados para ofrecer una asistencia adecuada, eficiente y de calidad cuando se trata de personas que sufren de esta enfermedad.

Hay que tener en cuenta que en estos casos, el rol de cuidador debe asegurar una calidad en los cuidados de las personas que padecen de Alzheimer. Cuidar a una persona mayor con este tipo de dolencia es una tarea que requiere muchísima paciencia y dedicación. Y es que para cuidar a una persona mayor con Alzheimer es necesario contar con una formación adecuada, conocer ciertas estrategias especiales y, sobre todo, saber escuchar y leer a la persona.

Os recordamos que desde Clínica Humana podemos ayudaros a encontrar al cuidador o cuidadora ideal para vuestros seres queridos. O si lo preferís, podéis aprender todo lo necesario para ayudar a personas mayores dependientes con nuestros cursos de formación. Sea como sea, os vamos a dar algunos consejos para que sepáis cómo cuidar a una persona con Alzheimer.

Alzheimer, qué debemos saber sobre la enfermedad

Cómo cuidar a una persona con alzheimer

Lo principal que debemos aprender sobre el Alzheimer es que es una enfermedad que empeora con el tiempo. Es progresiva y empeora gradualmente con el paso de los años. En sus primeras etapas, la pérdida de memoria es leve, pero en la etapa final del Alzheimer, las personas pierden la capacidad de mantener una conversación y responder al entorno.

Esta es una enfermedad que afecta a las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Lo peor de todo es que afecta a la capacidad de llevar a cabo actividades cotidianas, por lo que las personas que lo sufren acaban por necesitar ayuda en casi todo momento para las cosas más nimias.

Por norma general esta enfermedad se presenta a partir de los 60 años, pero hay casos de personas más jóvenes que empiezan con síntomas antes. En nuestro país, entre el 5% y el 8% de las personas mayores de 65 años padecen esta enfermedad que es más común en mujeres que en hombres.

Si queremos señalar los síntomas más tempranos del Alzheimer, debemos destacar:

  • Confusión y desorientación en lugares conocidos como casas, hospitales o calles.
  • La dificultad para recordar eventos recientes o los nombres de personas conocidas.
  • Empiezan a surgir dudas acerca de cómo hablar o escribir.
  • Cambio de lugar de objetos y no recordar la nueva ubicación.
  • Ligeros cambios en la personalidad y pérdida de habilidades sociales básicas.

Por el contrario, si nos fijamos en una fase más avanzada, destacamos que las personas con Alzheimer presentan estos síntomas:

  • Dejan de hablar por sí mismos y las contestaciones suelen ser monosílabas.
  • No reconocen a familiares y amigos.
  • Se despiertan en medio de la noche, desorientados y con posibles delirios.
  • Pueden presentar incontinencia tanto urinaria como fecal.
  • Aparecen complicaciones tales como ansiedad, angustia, depresión o agresividad.

Esta última complicación es una de las más difíciles de sobrellevar. Debido al Alzheimer, las personas pueden sufrir episodios violentos y llegar a tener ataques de ira, propiciados por el desconcierto. Desde Clínica Humana os vamos a explicar cómo sobrellevar estos ataques violentos.

Ataques violentos. ¿Cómo tranquilizar a un enfermo de Alzheimer?

En el peor de los casos, un enfermo que padece Alzheimer puede llegar a ser agresivo con las personas que le rodean. En Clínica Humana queremos, antes de nada, daros algunos consejos básicos para que sepáis cómo enfrentarnos a esta situación y cómo llegar a tranquilizar a un enfermo. Lo principal es conocer las causas que pueden derivar a esta situación de comportamiento agresivo:

  • Vivir situaciones o ambientes hostiles hacia ellos.
  • Padecer dolor ocasionado por alguna otra enfermedad.
  • Cambios o alteraciones repentinas en el ambiente.
  • Malos entendidos que los hace dudar y desubicarse.
  • Tener un trato negativo hacia ellos. Gritarles, tener malos gestos, etc.

Estas son sólo algunas de las causas que pueden provocar un ataque agresivo por parte de una persona que sufre de Alzheimer. Si somos capaces de darnos cuenta y las evitamos, estos ataques seguro que son mucho menos frecuentes. Pero si aún así tienes que lidiar como cuidador con un episodio de agresividad, lo más efectivo para tranquilizar a un enfermo es utilizar estos pasos.

1º – Trato Calmado: Esencial que ante un ataque de agresividad, nosotros seamos el indicador de serenidad. Debemos mantener la calma en todo momento y hablar de forma lenta y pausada, ya que un trato brusco en esta situación puede poner en peligro a ambas personas. Hablar de forma tranquila y directa, no hacer muchas preguntas y centrar tu atención en mantener una conversación calmada es lo mejor que puedes hacer.

2º – Crear un ambiente lo más tranquilo posible: Tranquilizar a pacientes de Alzheimer es un proceso que puede durar un buen rato. Si además de usar un trato calmado, el ambiente es conocido y suele ser tranquilo ayudará a que la persona se tranquilice en menos tiempo. 

3º – Intentar realizar alguna actividad: Distraer el foco de atención suele ser lo mejor para hacer desaparecer un episodio de agresividad. La realización de alguna actividad como caminar, escuchar música, leer un libro, ver la televisión o hablar con la persona de forma tranquila puede quitar el foco en la agresividad y acabar con el episodio de ira. La persona se centrará en la actividad y acabará por disipar su ira de forma progresiva.

Si nos haces caso y tienes a mano estos consejos, podrás enfrentarte de manera efectiva a un ataque de ira causado por una persona que padezca Alzheimer. Podrás manejar la situación de forma correcta, evitando que haya daños tanto por tu parte como por la de la otra persona. Dentro del equipo de cuidadores de Clínica Humana, contamos siempre con personal especializado en atención de personas mayores que sufran alguna discapacidad o enfermedad como el Alzheimer.

¿Qué consecuencias tiene para el cuidador tratar con personas con Alzheimer?

Como ya os habréis dado cuenta, el papel que ejerce el cuidador/a es de vital importancia para garantizar una calidad de vida digna y así poder contrarrestar de la mejor forma posible los efectos de la enfermedad en el paciente.

Ser cuidador/a es una gran responsabilidad y esta va en aumento con el avance de la enfermedad. El grado de dependencia de la persona enferma también va en aumento y esto hace que la ayuda externa sea indiscutible. 

Esta situación provoca que el cuidador se vea sometido a momentos de mucho estrés que pueden repercutir en su propio estado de salud. Fatiga, trastornos del sueño, ansiedad o depresión son solo algunas de las complicaciones a las que se someten los cuidadores de una persona dependiente. Incluso puede llegar a darse el Síndrome del Cuidador Quemado, del que ya os hemos hablado en nuestro Blog. Por ello es importante que de la misma manera que vigilamos a la persona dependiente, también tengamos puesto un ojo en la persona que es cuidadora. Empoderar y ayudar a los cuidadores/as, con herramientas para que su salud prevalezca durante el proceso de ayuda a domicilio, es muy importante para garantizar, a su vez, los mejores cuidados para nuestros mayores con Alzheimer.

Esperamos que todos estos consejos y tips que os hemos dado desde Clínica Humana os hayan servido. El Alzheimer es, sin duda, una complicación con la que muchos adultos y familias tienen que lidiar. Por este motivo si nuestro artículo os ha ayudado a solucionar alguna de vuestras dudas o por el contrario os ha abierto los ojos y necesitáis encontrar un cuidador/a que os eche una mano, recordad que en nuestra web podéis encontrar tanto formación como a los mejores profesionales del sector, que están 100% cualificados para tratar de forma cercana y profesional a una persona que padezca de esta enfermedad degenerativa.

Lo único que debéis hacer es poneros en contacto con nosotros. Ya sea a través de la web, de nuestro teléfono de asistencia (+34 971 21 71 79) o de nuestro correo electrónico dedicado a resolver todas vuestras dudas (info@clinicahumana.es). Ofrecemos siempre atención sanitaria integral a pacientes en su domicilio gracias a que contamos con equipo humano multidisciplinar cualificado, con una amplia experiencia y apoyado por tecnología de última generación.

Artículos anteriores