¿Cómo controlar la tensión arterial de personas mayores?

Cómo controlar la tensión arterial de personas mayores
¿Quieres saber cómo controlar la tensión arterial de personas mayores? Desde Clínica Humana te explicamos cómo hacerlo.

Contenidos

Dentro de los cuidados para personas mayores, controlar la tensión arterial tiene que ser algo prioritario. Que alguien a cargo de una persona mayor dependiente sepa medir y controlar la tensión es de vital importancia ya que nos ayuda a conocer en todo momento su estado de salud y además, a prevenir ciertas enfermedades relacionadas con el corazón. Si quieres saber cómo controlar la tensión arterial de personas mayores, desde Clínica Humana queremos darte todas las claves para que sepas controlar y medir la presión arterial.

Lo primero que queremos enseñaros desde nuestra clínica es el concepto de “Presión Arterial”. Este concepto no es más que toda la cantidad de sangre que es bombeada por el corazón y la resistencia que oponen las arterias a este flujo constante. Gracias a la presión arterial, somos capaces de medir de forma efectiva la fuerza con la que el corazón de una persona puede llegar a empujar la sangre por su cuerpo. Cuando medimos la presión arterial, podemos llegar a obtener valores que no son constantes, ya que estos varían a lo largo del tiempo y se pueden ver afectados por factores como la alimentación, el descanso o el estrés entre otros.

A la hora de medir la tensión arterial (o presión arterial), tenemos que distinguir entre los dos valores por los que viene definida. Estos valores son la Presión Sistólica y la Presión Diastólica, os explicamos sus diferencias:

  • La presión sistólica (o presión alta): Es la presión que queda registrada cuando el denominado ventrículo izquierdo del corazón se contrae, de forma que expulsa la sangre. Aquí es cuando la presión llega a valores máximos.
  • Presión diastólica (o presión baja): Es el valor de la tensión arterial que queda registrada cuando todo el corazón se va relajando tras cada latido, una vez expulsada la sangre.

¿Y cómo puedo conocer mi presión arterial? Pues de manera muy sencilla. A día de hoy existen un montón de aparatos muy asequibles que nos miden la tensión de forma muy sencilla en casa como si estuviéramos en el médico. Si no, en cualquier farmacia siempre pueden ayudarnos a saberla.

Es importante saber que según el rango de edad, los valores idóneos para determinar si una persona está sana pueden variar. Por ejemplo, si hablamos de personas adultas mayores de 60 años, lo idóneo es que su presión arterial sea inferior a 150/90 mmHg. En cambio, si medimos la presión arterial de una persona de entre 65 a 79 años, los valores aconsejables son inferiores a 140/90 mmHg. Sin olvidar que al medirla a ancianos mayores de 80 años, debemos buscar un baremo entre 140 y 145mmHg (aunque cuanto más bajo sea este valor, mejor para la persona).

¿Por qué se nos baja la tensión arterial?

Cómo controlar la tensión arterial de personas mayores

La denominada “Tensión Baja” es algo bastante común entre los adultos, sobre todo entre las mujeres de más de 40 años. Pero que esta condición vital sea algo normalizado no debe ser algo que dejar pasar a la ligera. Un cambio repentino de apenas 20 mmHg en la presión arterial de una persona puede acarrear consecuencias tanto leves como graves (según las circunstancias de cada persona). Es por ello que desde Clínica Humana siempre os recomendamos que os vigiléis la tensión, ya sea en casa si disponéis de un aparato para ello o si no en cualquier farmacia.

Una bajada de tensión nos la puede dar cualquiera, pero existen factores que pueden causar estas bajadas de forma crónica y que debemos vigilar. Algunas de las causas más comunes son las siguientes:

  • Abusar de bebidas con alcohol: Las bebidas que llevan alcohol tienen la capacidad de hacernos bajar la tensión debido a su efecto vasodilatador. Vigilar su consumo es importante si somos propensos a estas bajadas.
  • Uso de ciertos medicamentos: Algunos medicamentos como los antidepresivos o  los ansiolíticos suelen estar asociados a la tensión baja. Si nos han recetado alguno de estos medicamentos, es importante que avisemos a nuestro médico si somos propensos a la tensión baja. 
  • Hipotensión ortostática: Mucho menos frecuente, pero otra de las causas de una bajada repentina de la tensión arterial puede ser debido a un cambio de posición brusco. No suelen durar mucho, pero son habituales en personas embarazadas y ancianos.
  • Síncope vasovagal: La ansiedad es otro de los factores que pueden acarrear bajadas de tensión espontáneas. Cuando le damos a nuestro cuerpo una sobreestimulación (véase un susto, situaciones de pánico, estrés muy fuerte, etc) junto con una subida de temperatura corporal, esto puede llevarnos a una situación de bajada de tensión.
  • Shock hipotensivo: Conocido por ser un posible preludio del infarto. Es producido cuando el riego sanguíneo se obstaculiza por algún motivo y se da una bajada muy brusca de tensión.

Así podemos controlar la tensión de las personas mayores

Existen pautas que desde Clínica Humana te recomendamos seguir para ayudar a bajar la tensión en caso de que notes síntomas de una bajada inminente o para ayudar a tu cuerpo a evitarlas. Estas pautas no sólo están destinadas para personas mayores, sino que cualquier persona puede seguirlas. Si por ejemplo, queremos bajar la tensión arterial en personas mayores a nuestro cargo en casa o si sabemos que de por sí padecen de tensión baja, estas pautas deberían añadirse a la rutina diaria.

  • En las comidas, intentar que estas no sean muy copiosas y que estén llenas de grasas no saludables y de sal. Un equilibrio en la dieta ayudará a prevenir la tensión baja.
  • No moverse: El sedentarismo es otro de los enemigos de nuestro cuerpo. Si estamos activos también ayudaremos a nuestro corazón.
  • Levantarse de forma brusca: Sobre todo cuánto más mayor es la persona, debemos ponerse en movimiento de manera gradual después de un largo período de inactividad.
  • Mejorar la postura a la hora de dormir: Poner la cabeza en posición elevada respecto al resto del cuerpo a la hora de dormir puede ayudarnos a evitar bajadas de tensión.
  • Hablar siempre con tu médico: Que tu médico de cabecera conozca tu condición si eres de tensión baja es de vital importancia para evitar que te receten medicamentos que favorezcan a este tipo de bajadas.

Estas son solo algunas pautas que se pueden añadir a las rutinas diarias para evitar bajadas de tensión arterial repentinas. Recuerda que las bajadas de tensión además de ser potencialmente peligrosas para tu cuerpo generan malestar y en personas mayores pueden generar caídas, desmayos o daños irreversibles en el cerebro y el corazón debido a la falta de oxígeno. 
Esperemos que después de estos consejos que os hemos ofrecido desde Clínica Humana, sepáis por qué es tan importante vigilar la tensión (sobre todo en gente de la tercera edad) y cómo poder controlarla para que no haya ningún susto. Recordad que si tenéis algún tipo de duda o queréis contar con los mejores profesionales en vuestra casa para ayudar y cuidar a personas de la tercera edad, podéis poneros en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso.





¿Necesitas un cuidador?

Categorías del blog

Últimas publicaciones

Encuentra un cuidador

Artículos relacionados